En muchas ocasiones no disponemos de muchos días de ocio para viajar, por ello, hoy te vamos a contar un plan para que sepas qué hacer en Alicante en un fin de semana y así puedas aprovechar el tiempo al máximo.

La ciudad de Alicante cuenta con una envidiable temperatura media anual de 17ºC, más de 300 días de sol al año y una de las tasas más bajas de precipitaciones de España. Situada en la Costa Blanca y con unas buenas comunicaciones por carretera, AVE y avión, es uno de los destinos más atractivos para cualquier escapada. Así, te contamos nuestro recorrido por esta bella ciudad y un montón de planes para viajar con niños a la Costa Blanca.

Día 1 –  Conociendo la ciudad de Alicante

11:00 Castillo de Santa Bárbara

Una vez hemos llegado a nuestro destino, vamos a empezar la mañana visitando uno de sus lugares más turísticos. En lo alto del cerro Benacantil se encuentra el majestuoso Castillo de Santa Bárbara. Para superar los más de 166 metros de altura existen dos opciones. Una de ellas es subir caminando o con un coche por la carretera que rodea el monte y otra, es acceder por el ascensor de pago (2,5€) que se encuentra en la avenida Jovellanos, frente a la playa del Postiguet.

Castillo de Santa Bárbara

El Castillo de Santa Bárbara ha sufrido varias reformas que van desde el siglo XIV hasta el siglo XVII y en él se pueden diferenciar varios recintos. Si comenzamos por el más elevado, que a su vez es el más antiguo, veremos la Torre del Homenaje con el Baluarte de los Ingleses, la Sala Noble o la Casa del Gobernador. En la parte intermedia se encuentra el Salón Felipe II, el Patio de Armas, el Cuerpo de Guardia o el Baluarte de la Reina. Por último, en la zona de menor altitud está el Revellín de Bon Repós, lugar en el que también está el aparcamiento.

De todas formas, el mayor atractivo de este lugar de interés son las vistas que ofrece de toda la bahía, la isla de Tabarca y el cabo de Santa Pola, que harán que gastes la batería de tu móvil haciendo vídeos y selfies.

12:00 Parque de La Ereta

Una vez hayamos terminado de inmortalizar nuestra visita al Castillo de Santa Bárbara, bajaremos al barrio de Santa Cruz por el parque de La Ereta. Esta zona verde se encuentra situada a las faldas del castillo y está construida teniendo en cuenta aspectos ambientales como la vegetación autóctona, dispone de un mobiliario urbano orgánico y cuenta con un diseño en simbiosis con el entorno. Además, en la parte superior del parque se puede disfrutar de una deliciosa comida o cena con vistas la costa alicantina. Una vez terminemos de bajar la ladera y lleguemos a las primeras casas blancas, habremos llegado al barrio de Santa Cruz.

Parque de la Ereta, Alicante 13:00 Barrio de Santa Cruz

Dentro de qué hacer en Alicante en dos días, el barrio de Santa Cruz es una de las visitas más típicas. En él, destacan las calles estrechas y empinadas con casas blancas y flores en las fachadas. De tradición marinera, todavía se pueden encontrar numerosos restaurantes en los que el pescado, el marisco y los famosos productos de la huerta son los protagonistas.

Barrio de Santa Cruz, Alicante 17:00 Museo de Hogueras

Una vez hayamos repuesto energías, dejaremos el barrio de Santa Cruz hasta bajar por la rambla Méndez Núñez. Allí encontraremos el Museo de Hogueras, un espacio en el que se exponen los diferentes ninots que se han indultado y que no han sido quemados en la noche de San Juan.

Museo de Hogueras, Alicante

Amazon.es llega a SolBooking

En el museo se puede observar a través de estas maquetas la evolución de la ciudad alicantina a lo largo de los años y la visita se completa con una sala de audiovisuales en la que veremos secuencias de las fiestas de otros años.

18:00 Concatedral de San Nicolás

Si a mitad de la rambla Méndez Núñez giramos a la izquierda y caminamos por la calle Miguel Soler nos encontraremos con la Concatedral de San Nicolás de Bari. Su fachada es de estilo Herreriano contrasta con su interior de estilo Gótico. Además, en el interior de su nave central su impresionante cúpula azul de 45 metros de altura te dejará con la boca abierta.

Concatedral de San Nicolás, Alicante 20:00 La Explanada

Si alguien nos preguntara qué ver en Alicante en un fin de semana, sin duda esta sería una de las paradas obligatorias. Fantástica para terminar la jornada, no hay nada como pasear por uno de los iconos de la ciudad, La Explanada. En ella, podremos caminar sobre su pavimento con teselas de mármol rojo, crema y negro que simulan las olas del mar, hacer algunas compras en los puestos de artesanía o cenar en algunos de sus restaurantes costeros.

La Explanada, Alicante

También, al lado de la plaza Puerta del Mar podremos admirar la fantástica Casa Carbonell. La leyenda de este edificio de 1925 con fachada Modernista cuenta que el fabricante de tejidos Enrique Carbonell tuvo que trasladarse a esta ciudad para que el clima ayudara a mejorar la enfermedad de su hija. Tras un largo viaje y llegar algo desaliñado al Hotel Palas, se le negó la entrada. Así, se cuenta que el señor Carbonell juró que edificaría un edificio más grandioso que el del hotel, y la Casa Carbonell demuestra que cumplió su palabra.

Día 2 – Historia y sol

09:00 Mercado Central de Alicante

Comenzaremos nuestra jornada en uno de los sitios más interesantes de la ciudad, el Mercado Central. De estilo Modernista, es una visita obligada si no sabemos qué hacer en Alicante en un fin de semana. En él, aprovecharemos para desayunar y comprar algunos de sus productos estrella como turrón de Xixona, sus fantásticos vinos o salazones. Después, accederemos a la estación de tranvía situada al lado del mercado obra del arquitecto Javier García Solera.

Mercado Central, Alicante 10:00 Museo Arqueológico de Alicante

En ella, tomaremos el tranvía en dirección a la estación Marq-Castillo. Cuando hayamos llegado, subiremos hasta la plaza Doctor Gómez Ulla para llegar al Museo Arqueológico de Alicante.

Este museo se caracteriza por ser un espacio didáctico, interactivo, dinámico y muy divertido, sobre todo si vas con niños. De hecho, se pueden conocer los métodos que los arqueólogos utilizan en sus excavaciones al recorrer su Sala de la Arqueología de Campo, su sala de Arqueología Urbana y la Sala de Arqueología Subacuática.

Museo Arqueológico de Alicante

Además, en el MARQ se pueden visitar las salas permanentes dedicadas a diversos periodos como el de la Prehistoria, el de la Cultura Romana, el Íbero, el de la Edad Media o el de la Cultura Moderna y Contemporánea, entre otros. Por otra parte, este museo también dispone de exposiciones temporales, las cuales han contado con piezas de museos tan famosos como del Hermitage o del British Museum.

Más tarde volveremos a tomar el tranvía para volver a la parada de la estación central y bajaremos por la Rambla de Méndez Núñez visitando sus tiendas hasta llegar al puerto.

12:00 Isla de Tabarca

El Puerto Deportivo es otra de las cosas que ver en Alicante en dos días. Se trata de un punto neurálgico para los amantes de la vela, ya que al ser sede permanente de la Vuelta al Mundo a Vela, hay un museo de la Volvo Ocean Race.

Desde este puerto, cogeremos un barco rumbo a la isla de Tabarca, a unos 20 kilómetros de Alicante, por unos 19 euros ida y vuelta. Tras los 50 minutos de trayecto disfrutando de unas preciosas vistas que llegan hasta el Cabo de las Huertas, llegaremos a nuestro destino.

Isla de Tabarca, AlicanteEn él tendremos diversas opciones, recorrer su interesante conjunto histórico con puertas, murallas y torres, visitar el Museo Nueva Tabarca  o simplemente relajarnos en algunas de sus calas cristalinas ideales para realizar esnórquel. Además, a la hora de comer podemos elegir alguno de los numerosos restaurantes de la zona en los que degustar un exquisito arroz del senyoret.

17:00 Playa del Postiguet

Una vez hemos desembarcado de nuestro viaje a la isla de Tabarca, giraremos a la derecha para pasar las horas de mayor calor refrescándonos en las azules aguas de la fantástica playa del Postiguet.

Playa del Postiguet, Alicante

Tumbados sobre su fina arena podremos ver el monte sobre el que se erige el Castillo de Santa Bárbara la famosa “Cara del Moro”. Según la leyenda, cuando Alicante se encontraba bajo la dominación árabe, su califa debía casar a su hija. Para elegir entre los dos pretendientes, Almazor y Alí, el padre los puso a prueba. Por su parte, Almanzor fue a oriente en busca de las mejores sedas y especias. En cambio Alí, intentó construir una cequia para traer agua, aunque la mayor parte del tiempo estuvo cortejando a la princesa. Finalmente, el padre eligió Almanzor y ante el rechazo, Alí decidió tirarse por el monte Benacantil. Al enterarse, la princesa decidió hacer lo mismo, lo que provocó que el califa muriera de tristeza. De esta forma, la leyenda dice que el perfil que se vislumbra en la roca es la cara de tristeza del califa al morir la princesa.

20:00 Vuelta a casa

Después de terminar nuestra jornada playera, podremos despedirnos de la fantástica ciudad de Alicante viendo un precioso atardecer mientras disfrutamos de una refrescante horchata o un exquisito helado en uno de los kioscos más famosos de La Explanada, el Peret.

Estas son algunas de las propuestas para que puedas saber qué hacer en Alicante en un fin de semana. Como se puede ver, con nuestra guía podrás conocer esta ciudad  adentrándote en su cultura, disfrutando de sus playas y degustando su gastronomía.

Amazon.es llega a SolBooking